Los casamientos son, a los ojos de muchos, bastiones de la tradición. Mucha gente cree que hay ciertas reglas que deben seguirse: la novia debe usar un vestido blanco, la ceremonia debe tener lugar en una institución religiosa y la pareja debe cortar una torta de bodas y los novios deben bailar el vals.

Cada generación tiene sus propias características. Entienden, sienten y planean según un contexto determinado, que difiere de los anteriores y de los que vendrán. Los millennials (la nueva generación, de los nacidos entre 1981 y 1995) están rompiendo con los mandatos tradicionales, y las bodas no han quedado fuera de esta tendencia.

Los millennialls, son catalogados como egocéntricos, sin objetivos claros y con poco apego a los vínculos duraderos, están creciendo y dejan su huella en la manera de organizar uno de los eventos más esperados por una pareja: el casamiento. Es decir que han llegado para revolucionar las clásicas ceremonias de casamiento.

Para algunos esto significa abandonar el vestido blanco y tener un torta hecha de queso, y para otros significa decir sus votos en una montaña, un viñedo o una playa. Se caracterizan por ser encuentros descontracturados y originales, redefiniendo cómo debe ser una boda de manera personalizada. Esto puede incluir vestidos hippie chic, food trucks, barras libres, locaciones exóticas y mucha tecnología. Cada detalle  de cualquier evento es producido por algún profesional.  Wedding planners, decoradores y diseñadores son solo algunos de los especialistas que giran en torno al universo de las bodas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.